martes, 21 de agosto de 2012

“Con Franco se vivía mejor”


Un día de pronto la abuela dejó de comunicarse con mi madre para siempre. Mi madre me contó que fue desde que la exhumaron para reunir sus huesos con los del abuelo.  Este asunto nos cogió a todos por sorpresa, al igual que el hecho de que mi madre encontrara muy pronto alguien que pudiera sustituirla, por lo menos, hasta recuperar la conversación perdida.  El más sorprendido fue el marido de mi hermana, pues fue su madre la que desde el más allá había contactado con la nuestra.  
Mi madre siempre había convivido con el miedo, pero hablar con los muertos no le suponía ningún recelo, le resultaba de lo más natural.  
Después de los años he dejado de buscar explicación a estos asuntos, ni siquiera pienso ya que se le haya ido un poco la cabeza.
Me acuesto pensando en ella y la busco en aquellos maravillosos años ochenta de nuestra adolescencia para oírla decir una vez más aquello de que… “con Franco se vivía mejor”.

Madrid, 21 de agosto de 2012

Antonio Misas