sábado, 31 de marzo de 2012

días de prosperidad y huelga


La señora le decía al tipo que estaba sentado que había ochocientos mil liberados en este jodido país. El hombre de la fila podría haber sido yo si no fuera porque yo estaba sentando observándole pensando que podría ser yo. La conversación de la señora me atraía casi tanto como observar al hombre de la fila. La señora hablaba con un parado de larga duración, observar al hombre de la fila era como levitar.
  
La conversación había sido intensa y ocurría por la mañana en una cafetería del Paralelo, de fondo, el telediario de la uno anunciaba la huelga general. Lo del hombre de la fila pasaba por la tarde en la puerta de embarque de la te uno del aeropuerto de El Prat.

La señora dijo: la prosperidad de un país está en poderte comer un jodido bocadillo de mortadela barata, el tipo que estaba sentado la miraba y también miraba el televisor. La puerta del avión se cerró y ya no volví a ver más a aquel hombre de la fila que bien podría haber sido yo. 

Madrid, 31 de marzo de 2012
Antonio Misas