viernes, 23 de septiembre de 2011

Madrid Rio

Hay días en los que hasta el Manzanares parece un rio y cuando las Gaviotas de la curva del Calderón se posan en el pequeño arenal, hasta se puede soñar con el mar.  Hay un Gaitero practicando en uno de los ojos del puente de la Reina y.… me parece ver brillar la coraza de Octavio Augusto junto a las puertas de las termas de Cimadevilla...  el Manzanares yace casi detenido en su lecho, en las esclusas, en la espuma sucia y en el olor a cloaca.  Los hombres van ignorando al rio por el paseo nuevo de la ribera como a un cadáver tirado en la cuneta, olvidándolo y hundiéndolo en su cauce como si el muerto, a nadie le importara.  
Los hombres están en otras cosas. Subidos en sus bicicletas luchan contra la vejez y el tiempo, contra el estrés de la gran ciudad...    
Los hombres respiran el hedor del rio y deambulan ciegos.  

Madrid, 23 de septiembre de 2011

Antonio Misas