lunes, 26 de septiembre de 2011

El Director General

Aquella mujer le estaba hablando pero él no dejaba de contarme los secretos de su éxito...

Cuando uno va con retraso se convierte automáticamente en un retrasado. El desinterés por las cosas hace que le lleguen más tarde las noticias, aunque nunca  llegue tarde a las opiniones sobre este u otro asunto, incluso algunas cosas pasan totalmente desapercibidas y simplemente ni se entera, pero tiene la capacidad de opinar con total libertad sobre ellas sin que nadie se percate. La vida es como un puto test gigante, decía, pudiendo ver las respuestas, no son necesarias las preguntas. De la misma manera le parecía fácil adivinar a los demás cuando  hablaban. Así ha sido siempre su vida, desde párvulos,  pero no le vino dado desde un principio, fue una decisión suya  en un momento de la existencia. Su madre le llevó a que le evaluara un equipo de sicólogos porque los profesores ya no podían traerle del más allá, decían que siempre estaba en la higuera, en otros asuntos que no venían a cuento... ¿A qué cuento? 

_ ¡Déjenme ustedes ser como yo quiera! Déjenme que les dé un titular:  ¡Váyanse a tomar por el culo! 

Lo mismo que lo de no pertenecer a nada, que tiene una indudable relación con lo anterior. Esto me costó un poco más;  pertenecer, es ser esclavo de los intereses, caprichos y necesidades  de otro u otros, con los que se supone, tienes que estar de acuerdo, y te tienes que alinear por el significativo hecho de no querer quedarte solo. Así que tiene que parecer que perteneces a la derecha y a la izquierda... aunque te importe tres cojones.  Importar a los grupos,  es necesario para no ser un tipo raro.  

Para que nadie lo note, tienes que aparentar estar al día simplemente repitiendo lo que te ha dicho algún avezado y ambicioso, porque de eso se trata, de ser el más audaz, el más resuelto y el que más se ha ilustrado y está, por supuesto, al día de todas las cuestiones de actualidad, trate del tema que toque y derive de la actualidad más inmediata,  que sea de interés general e importe a una serie indeterminada de personas del círculo social al que te toque asistir.  Aparentar estar al corriente es fácil cuando eres un ser social, la información siempre corre como la pólvora y por poco que confíen en ti, te darán sus opiniones para que tú consideres su inteligencia y su destreza en la evaluación de los asuntos, asuntos siempre de interés para ellos, por supuesto.

_ Se está dirigiendo a ti, le dije, interrumpiéndole...

_ Cuál es su profesión, le preguntó por segunda vez la mujer desde el otro lado de la mesa del departamento de afiliación del INEM. Y pensó... ¿la mía?... lunático... joder, soy un puto lunático retrasado... y fue lo que respondió cuando dio un grito y dijo:
_¡Director General!

Madrid, 26 de septiembre de 2011

Antonio Misas