sábado, 2 de octubre de 2010

Nevermind

A las ocho y treinta de la mañana, el Bravo Murillo que está por encima de Cuatro Caminos es otra ciudad. Se llena de calle la mirada y todo se vuelve una sopa primigenia. Octubre es la portada de un disco de Nirvana. Detrás de un conductor correcto, Take it easy , se observa mejor como se detiene un momento en el tiempo y los sudamericanos de la parada del autobús parecen una postal. No quiero que el cadáver de Kurt Cobain joda el momento cuando paso por la obra. Entonces pongo el cedé de Keany, que es de ella, para poder seguir sintiendo el sol en la última carretera de la sombra. 

Llego a Plaza de Castilla, giro por el falo de Santiago Calatrava, veo las Torres de la Gran corrupción y empiezo a discurrir por la vertiente y la demencia que me lleva a la de Burgos, donde dos idiotas de movilidad tienen cruzadas las motos para desordenar el tráfico.

Anoche por Moncloa tampoco pasó el camión de la basura. Son seis años largos Gobernando para el capital, jodido Socialista.

Madrid, 2 de octubre de 2010

Antonio Misas