Ir al contenido principal

regresar al padre

 


Para Luis Tenreiro y Alicia Tenreiro

Han pasado muchos años desde que salimos de aquella pandemia. Dicen que la vida nunca volvió a ser la misma, pero aquella situación me dio la oportunidad de tener una relación estrecha con mis padres, y aunque crecí en un mundo cargado de incertidumbre, fueron para mí, días de juego y de ilusión.

Hoy pienso en esos días como en la etapa más feliz de mi vida.

Agradecer a mí padre el amor incondicional que me profesaba, era poco, así que sorprenderle era una necesidad para mí, quería que estuviera al tanto de esa inmensa suerte que era tenerle.      

Para darle la bienvenida cada vez que venía de viaje me pasaba la tarde preparando collages. Quería sorprenderle para ver en sus ojos la única verdad que entonces me importaba.

Papá era un ser apasionado con todo lo que hacía, disfrutaba de su trabajo, de la buena gastronomía y de la música, y todo, todas sus pasiones las compartía conmigo.

 

Han pasado muchos años y hoy le observo mientras pierde la vista en el horizonte, junto a mi madre, y al mirarlos pienso que nunca imaginé el futuro.

Por la escalera de madera que baja hasta el inmenso arenal de la playa de Santa Comba, levanta los brazos y dice ¡Otra mañana en el paraíso!

En Pontedeume las casas se alinean con sus miradores blancos, el bosque verde parece un sombrero y los  barcos de recreo permanecen fondeados, el mar está en calma.

En el banco de piedra de Cabanas se ha sentado a reflexionar y yo sé que piensa en aquellos días de juego y de ilusión, donde el tiempo se detuvo.

Pontedeume, 27 de diciembre de 2045

 

  

     

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

la máquina del tiempo

Para Miguel Esparza, Michu. In memorian.   Nos conocimos en Padua, en el porche de la casa de Olga y Bruno, era la comunión de Sofía y Marta. Estabas allí fumando un cigarrillo liado con tu hermano Sergio. Sin más preámbulos me interrogaste pretendiendo ser un tipo molesto, de esa forma tan directa que interrogan los hermanos mayores de las chicas. Los demás sonreían viendo como ponías la máquina en marcha; fuerza en la voz y tranquilidad en los gestos hasta convertir aquel momento en un lugar acogedor. El sol de aquella mañana en Italia me parecía de un decorado de correspondencia para aquella conversación mientras hablaba contigo y tu aceptación me iba acercando a ti. Miro tus medallas en la mesa junto a tus fotos, Berlín, Roma, Atenas… son de todos esos maratones que te fuiste echando a la espalda. Ha venido mucha gente a despedirse de ti, han venido de muchos sitios, de muchas etapas de tu vida. Y todos hablan de esa alegría que llevabas siempre puesta, de toda esa bondad

El último Boeing 787-800 de Air Europa, majestuoso y azul

                         Para Veni, para que pronto vuelva a firmar. En estos días intento escuchar música para sentirme libre. Música de esa que hay para intentar vibrar alto y evitar que esta situación siga pudriéndome. En «Sic transit gloria mundi» estallé, no lo pude evitar. Vivo en una voluntad que a veces me devora y me imposibilita para hacer frente a la herencia de mi padre. Ese atrevimiento, me aturde. En este tránsito hay un poco de locura y en el canal de Musicoterapia se sube música que escucho y me calma. Lo definen así: «Solfeggio 852 Hz, música de la felicidad para sentirse libre y eliminar los miedos de tu subconsciente a 432hz.» Tiene algo de Tranxilium cinco miligramos. Veo  las calles en calma entre las luces tenues de las farolas.  Veo la vida detenida desde la mesa vieja de la terraza. Me siento a tomar café y a fumar esperando una vez más la alborada.  Apenas llegan aviones al aeropuerto viejo de Barajas. Hay un halo en ese nada que

november rain

  Después de los años aquel tipo volvió a mí para llenarme de reproches. Se separó de otra mujer con la que no llegó a consolidar la relación, que desde un principio, se suponía vana. Se separó de la misma manera en que un día se alejó de mí, con la cobardía de los hombres inmaduros. Perseguía incapaz un paraíso que solo podía existir dentro de su cabeza, pues era un ser atormentado en sus ideas y en su noción del amor. Parecía condenado a permanecer el resto de sus días en un mundo distorsionado. Y en la fría lluvia de noviembre me abordó con su resentimiento para producirme un dolor que yo ya había olvidado. Me despachó en una noche de tormento haciéndome sentir culpable una vez más. Ahora pienso que la última. _ ¿No crees que necesitas a alguien? Todos necesitamos a alguien.   _ Nada dura para siempre y ambos sabemos que los corazones pueden cambiar. Pude ver como vino a mí alejándose de mí desde el principio de la tarde. Cada palabra suya me llenaba de soledad y desdicha