sábado, 31 de diciembre de 2011

puede que alguien viajara sin billete de vuelta en ese tren


En un vagón de metro, el  viernes treinta,  la chica menuda iba leyendo Wilt sentada entre dos tipos  con cara de que se daban cuenta,  que el mundo era solo un yogurt perdido.  Los viernes la luz del metro alumbra tus zapatos, y en ellos se puede ver  la suciedad de toda la semana. Puede que  Wilt en ese momento se encontrara en una barbacoa a punto de tener problemas... cuando la chica menuda levantó la mirada y nos dio un repaso a todos. Supongo que pensó; es el último viernes  del año y son las ocho, el metro no refleja la alegría que hay en las calles. Nos miró con arrogancia y vio tipos resignados a su suerte, acojonados por los nuevos del Gobierno, tipos tristes atrapados en el tedio de su vida, que beben cerveza y tratan de ignorar en todo lo posible a su esposa...
Nos bajamos en Alonso Martínez y vi como la chica se perdía entre la gente por los interminables pasillos del mundo suburbano de Madrid, donde nadie vive, donde todo el mundo lee o piensa. 
Al salir a la calle, sentir el frío fue un lugar mejor.   

Madrid, 31 de diciembre de 2011
Antonio Misas