jueves, 24 de marzo de 2011

el 149

Les venía mirando desde lejos, estaban en la puerta del Workcenter que está en la esquina de General Moscardó. Cuando el bus giró desde Raymundo Fernández Villaverde pude ver sus caras. Uno de ellos se despedía y cruzaba el semáforo empujando un carro vacio de supermercado por el paso de peatones en dirección a Alonso Cano. La señora estaba sentada en el suelo, en unos cartones, forrada con ropa sucia y vieja y le sonreía al otro chico que tenía esa cara que va dejando la heroína; el rostro delgado con la piel acartonada, envejecida, oscura, y los dientes a punto de desprenderse… la señora extendía la palma de la mano con unos guantes raidos y nadie les daba nada. La gente pasaba a toda prisa. A las nueve y media de la mañana hay un barullo considerable.

La radio dice que hoy el tiempo en Madrid es de 9ºC, está nublado, hay viento del Este que sopla a 10km/h, y una humedad del 82%.

El tiempo nunca se detuvo en aquel giro y yo me apeé en Capitán Haya, en nuestra parte del mundo.

Madrid, 24 de marzo de 2011
Antonio Misas