lunes, 6 de diciembre de 2010

“picos de ruido”

De madrugada los tipos duros suben borrachos por San Andrés y dan patadas a los cubos de basura. Tampoco han podido esta noche eyacular su frustración. La esperanza hace ruido contra los adoquines y es hora de abordar a las chicas que vieron en el pepe botella. En diciembre la ola de frío hiela las manos que agarran los vasos de tubo. Cuesta andar entre miserias y mentiras y la sensación de pelarte de frío hace que moquee la nariz. Hace tiempo que ya no queda más farlopa.

Amanece entre gotas de agua que descomponen el cuerpo y en un bar del extrarradio, decoran tanta insatisfacción con café, risas y churros. El titular de un diario gratuito dice que “Los sonómetros de Torrejón de Ardoz, San Sebastián de Los Reyes y Algete para controlar el ruido de los aviones al sobrevolar su casco urbano no registraron actividad”

“tiempo de buscar, y tiempo de perder; tiempo de guardar, y tiempo de desechar;” Eclesiastés 3:6

Madrid, 6 de diciembre de 2010
Antonio Misas