sábado, 10 de julio de 2010

“donde el corazón te lleve...”



No había consentido al miedo enseñarle el camino y todo retumbó cuando la ansiedad... sintió que la muerte golpeaba el corazón entre la sangre acelerada y cuando paró el coche en la cuneta supo que todo estaba ya roto.

En el vestíbulo de urgencias del universitario de La Paz hay sombra, sensación de derrota y de férrea compasión. Le trataron como a uno más. Los hombres y las mujeres se mueren todos los días. Así se relacionan los médicos y las enfermeras, suelen tener conversaciones en el umbral.

_apaga el teléfono, ponte esta pastilla debajo de la lengua. ¡No contestes! _ y entonces recordó lo de la novela de Susana Tamaro; " los cambios se acumulan imperceptiblemente, poco a poco y al llegar a cierto punto estallan."

La luz brilla con intensidad en el aparcamiento. Hay una multitud de coches y el sol rebota en las lunas de los parabrisas hasta deslumbrar. La gente va y viene. En los terrenos de la ciudad deportiva están construyendo cuatro rascacielos. La torre caja Madrid será la más alta de España y en el asiento del coche abandonado en la cuneta permanece el sobre cerrado para entrar en concurso.

El psiquiatra fuma sin parar mientras le cuenta que no hace un mes que le dio el último infarto. Le habla de "y griegas" en caminos... de bifurcaciones.

Madrid, 10 de julio de 2010
Antonio Misas