domingo, 16 de mayo de 2010

me quedé dormido antes de lo del super...

Para Alis Gómez, ella sabe por qué.

y esa fue tu suerte me dijo. Creo que aquello se puso como Pulp Fiction. Me lo contó la señora de los sábados. Ella siempre está los sábados por la mañana sentada en el banco que hay en la puerta del Molly Malones, el Iris pub, donde grabaron el anuncio de Louis Vuitton, que vinieron Maradona, Pelé y Zidane.
Ella se sienta a pedir en ese banco todas las mañanas de los sábados para sacarse unos euros. Ella vive de limpiar el Molly pero tiene el vicio de las máquinas.
A última hora del viernes, la señora pide en la puerta del super, al negro que vende la farola no le gusta que se ponga allí, me dijo y entonces fue cuando ocurrió todo. Llevaban una recortada, un arma solo, pero eran cuatro, al del arma se le escapó un tiro, seguramente que por los nervios dijo, le pegó en el estomago al vigilante y éste gritaba como un cerdo, al principio, luego se desmayo cuando se acercó el encargado y le taponó la sangre con el jersey... los atracadores se pusieron a gritar al de la escopeta y éste le pego con la culata a una cajera, a las de las cajas rápidas no, a una de las otras, y le salieron dos dientes disparados y sangraba igual que una gorrina también, por la nariz y por la boca. Y solo dio la cara un señor viejo que se parecía a Gutiérrez Mellado y a éste le pegaron un puñetazo y se calló para atrás, contra la estantería de las cremas de afeitar de los hombres y luego ya no se movió más, miraba a los fluorescentes del techo, muy fijo y no se movía. Entonces empezaron a sonar las sirenas de la policía y se fueron corriendo y no se llevaron nada, ni siquiera supieron abrir la caja registradora. Entonces cogí la cesta de una señora que se había quedado patidifusa y me fui corriendo por Fuencarral.

Me llevé un susto de muerte, me dijo.

Madrid, 16 de mayo de 2010
Antonio Misas