sábado, 29 de marzo de 2008

Caléndulas necesarias

para Angie Kaak


El viento mueve las ramas de tus pinceles para que tú pintes caléndulas necesarias.
Y dentro de esta habitación granate
el zumbido de nuestras palabras se enmaraña en tus sentidos.
De otros secretos se compone el jardín de las delicias,
el mundo te enreda
en el árbol de la ciencia del bien y del mal
un horizonte ineludible
observar
obviar las malas yerbas.
Yo nunca había imaginado el olor de los campos de tulipanes.

17 de agosto de 2002
Antonio Misas Salas